La abuelita mochilera

Hace poco he leído un artículo sobre una mujer que al llegar su jubilación se dedicó a hacer realidad su sueño, viajar, y aprovechar esos viajes para ser consciente de cada momento y de cada sensación que le proporcionaba cada lugar nuevo que visitaba. Me encantó ver que ésta mujer nacida en un pueblo de Valladolid, con 18 años se marchó al País Vasco donde regentó un negocio de turismo, posteriormente se casó con un holandés con el que se fué a vivir a Holanda durante 5 años, volvió a España, concretamente a Granada y allí estuvo trabajando durante 20 años hasta llegar el día de su bien aprovechada y merecida jubilación.

En todo este tiempo ha visitado más de 20 países, como Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala, Méjico, Estados Unidos, Australia, China, Indonesia, India, Jordania, Israel, etc…, ahí es nada, porque aún sigue preparando su mochila con nuevos destinos para enriquecer su espíritu.

El objetivo de contar su historia, viene a que infinidad de veces me he encontrado con gente que pasa su vida sin darse cuenta siquiera que está viviendo, y lo peor aún es que se quejan, se deprimen y se sienten como seres abnegados a vivir lo que llaman esa cruz que les ha tocado vivir…, esperan la llegada de su jubilación incluso como la llegada de la espera del fin de sus días de la mejor manera posible, pero no libres de su angustia. Es difícil hacerles entender que hay otra manera, pero este artículo solo pretende animar a que vean que con otra forma de pensar se puede hacer, y tampoco valen las excusas tipo “ya pero los hijos ó los nietos”, ésta señora tiene un hijo y también nietos, pero también es consciente que está viva y tiene a su alrededor muchas cosas por ver y hacer que están a nuestra disposición para disfrutar. Tampoco es gran excusa el dinero, ya que ella no se aloja en hoteles de lujo, no viaja en primera clase, ella prepara su mochila con lo básico y se la echa al hombro, además viaja sola ya que encuentra mayor placer a poder disfrutar a su manera sin tener que ajustarse a las indicaciones y tiempos de un viaje organizado.

Con todo esto, no quiero decir que todos tengamos que dedicarnos a viajar a la llegada de la jubilación, no todos tendrán ese espíritu aventurero, pero sí que todos tendrán algún sueño por realizar, y al menos sería interasente ponerlo en marcha, ya que… la verdadera edad se encuentra en el corazón y en la mente de quien cumple años…

Dejo un enlace del artículo sobre ésta interesante historia, del blog de Infoelder:

La abuelita mochilera

Anuncios

Publicado el 12 septiembre, 2011 en TERCERA EDAD y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: