Ésta es mi generación

He sentido la necesidad de pensar en alto sobre todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, y sobre todo de concenciar que el único antídoto para la gente de a pie, los que no tenemos en nuestras manos una solución porque otros nos están moviendo los hilos, concenciar que lo mejor que aunque es difícil lo importante es pensar en positivo, mantener la calma y tener conocimiento que otros tiempos peores vivieron otras generaciones y salieron adelante. Reaccionar y no dejar la mente divagar en el futuro incierto ni en aquellos tiempos mejores, vivir en el presente que es el único tiempo donde podemos ver las soluciones.

Soy adicta a las autobiografías de personas famosas o no, muchas veces pequeños empresarios que cuentan sus avatares para contar lo mucho o poco que consiguieron y que simplemente con la lucha día a día han utilizado su tiempo en vivir en el presente y de este modo han afrontado las circunstancias.

Desde la prehistoria o si se prefiere desde la creación de la humanidad han existido cientos y cientos de generaciones, en cada una de ellas han vivido grandes crisis y en cada una de ellas han convivido con lo que la naturaleza les ofrecía, tenían todo a su alcance para hacer el camino de la vida, y hemos llegado a mi generación, recuerdo mi infancia sin grandes avances tecnológicos, como mucho teníamos un televisor al que casi no prestábamos atención porque no teníamos tiempo, recuerdo mi infancia de juegos en el pueblo, los sabados o las tardes después del colegio nos reuníamos todos los críos a disfrutar con juegos dispuestos en nuestro entorno, nos entreteníamos con las piedras de los ríos, jugar a los indios en lo que llamábamos tiendas hechas con el maíz, e incluso recuerdo que hacíamos colectas entre los vecinos para en navidad sortear una cesta de alimentos entre ellos (ahora tengo que contar un secreto que alguna vez hicimos trampa… para que saliera el nombre de las familias que considerábamos en aquel momento lo necesitaban más), y así venía ocurriendo generación tras generación desde los inicios de los tiempos,  pero en ésta mi generación ocurrieron los grandes avances, no digo que sean malos pero fueron demasiado rápidos, pienso que nos han convertido en muy pocos años en víctimas de una tecnología que nos limita a no pensar y a tenerlo todo hecho, y de repente tal día como hoy leemos la prensa o vemos el telediario y llega un momento que nos perdemos, empezamos a ver que el desempleo aumenta, las medidas que toman parece que no están bien pensadas, el gobierno piensa que ahora el dinero no lo tienen los bancos si no los empresarios y por ello quieren que adelanten el impuesto de sociedades, cuando el banco los empezó a ahogar con los grandes intereses de sus préstamos, la deuda española está lidiando con los temidos puntos de referencia alemanes, las farmacias amenazan con cerrar por la mala gestión de los organismos, la economía sumergida sigue existiendo, las guerras siguen y se siguen fabricando armas, y por si fuera poco la gente se manifiesta, pide a gritos que se hagan las cosas bien y por ello les llaman salvajes, no digo que sea el modo pero sienten necesidad de gritarlo e intentarlo. Pero ya no solo es la política, a la naturaleza parece que le hemos metido demasiada prisa, la hemos saturado y ahora nos cuentan sobre las tormentas solares, los terremotos, la radiación, la polución, a eso sí que no le podemos poder freno, pero quizás si entre todos frenáramos un poco, disfrutáramos más de lo que la naturaleza nos ha puesto para disfrutar de la vida, disfrutar un poco más de nosotros mismos y dejar el móvil solo para lo necesario, reciclar, ser conscientes que otros han vivido con menos, si ni siquiera tenían luz, y que quizás así podamos dejar un camino más limpio para una generación posterior y por qué no, para nosotros mismos.

Y en todos estos años de mi generación hasta el día de hoy, si vuelvo al pueblo no conozco ni a los niños de la casa de al lado, no porque no los haya porque incluso hay más que antes pero es que no salen de casa, no se conocen ni entre ellos.

Como decía Vázquez-Figueroa en su autobiografía: “antes, veinte años no eran nada en la vida de un hombre, hoy, veinte años son muchos en el acontecer de un continente”.

Anuncios

Publicado el 9 octubre, 2011 en BIENESTAR y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: