Comer bien en la Tercera Edad

La alimentación en la Tercera Edad es muy importante, ya que es cuando se tienen  más posibilidades de padecer problemas de anemia, hipertensión, diabetes, etc. Pero con una alimentación sana y equilibrada se pueden prevenir continuas visitas al médico por constantes achaques.
Sin embargo, es un error frecuente de nuestros mayores el desentenderse de las tareas rutinarias como comprar alimentos saludables ó cocinar; algo que no sólo les reportará los beneficios propios de una dieta sana, sino que les servirá para ejercitar la mente. Sabemos que una buena alimentación y unos hábitos saludables  condicionan nuestra salud en cualquier etapa de la vida.

Existen una serie de circunstancias por las cuales los ancianos no consumen los nutrientes que necesitan. Esto puede suceder por alguna de estas razones:

–       Muchas personas ancianas viven solas y no pueden manejarse tan fácilmente como antes hacían. 1 de cada 5 ancianos tiene problemas para caminar, para hacer las compras y para preparar sus alimentos. Esto origina un acceso limitado a las cantidades adecuadas y a las variedades de alimentos. Por ello, es conveniente ayudarles a realizar la compra para que ésta sea saludable y no caigan en la facilidad de la comida basura.

–       Por otro lado, la depresión que en ocasiones afecta a los ancianos, también puede tener un efecto negativo en su estado de nutrición ya que aumenta la falta de apetito o el deseo de preparar una comida rápida.

–       Los problemas bucales, como por ejemplo, la falta de dientes o las dentaduras postizas que no ajustan bien, también tienen un efecto en el consumo de alimentos, de hecho interfieren con la alimentación. Es por ello, que hay que cuidar que este motivo no sea un factor para que se inclinen a la compra de productos que consideren de fácil consumo y que terminarán siendo siempre lo mismo.

Todos estos factores, pueden interferir con la alimentación, causar pérdida de peso, desnutrición y deteriorar el sistema inmunológico. Comprender estos problemas para tratarlos puede ayudar a mejorar la salud general y la calidad de vida.

Estos son los consejos más importantes para una alimentación y por ello una salud sana en la Tercera Edad:

– Haz por lo menos, tres comidas al día, sin olvidarse nunca del desayuno, e incluyendo en éste alguna fruta (intentando variar el tipo cada día), cereales y lácteos (ó preparados de soja, avena, etc.. )

– Organiza una compra semanalmente, planificando los alimentos que comprarás. Si no la puedes realizar solo, pide ayuda ó solicita la compra de algún servicio a domicilio. Tener que hacer menos cantidad no es excusa ya que puedes congelar varias raciones para los días que no tengas ganas de cocinar.

– Verduras, legumbres, hortalizas y pescado deben tener un papel esencial en nuestra dieta diaria.

– Los lácteos son nuestro mejor aliado contra la osteoporosis. Leche, queso, yogurt… Y si son desnatados  mejor.

– Cereales  diariamente de distintos tipos; pan, arroz, pasta… un aporte de fibra ayudará a mantener un buen funcionamiento intestinal y reducir el riesgo de enfermedades crónicas como las enfermedades del corazón y diabetes.

– Carnes blancas mejor que rojas; incorpora a tu compra semanal carne de pollo ó de pavo, mejor  sin piel para disminuir la cantidad de grasa.

– Cuidado con el colesterol. Prescinde de los fritos y en caso de hacerlos, sólo con aceite de oliva. Reducir igualmente el consumo de embutidos y la bollería industrial.

– Bebe al menos dos litros de agua al día (de 8 a 10 vasos de agua). Aunque no tengamos sed, es imprescindible que nos protejamos ante una posible deshidratación. No abusar del alcohol ni café.

– No a la sal. Sí al sabor. Prueba las especias como el tomillo, el romero o el laurel, daremos sabor a nuestros platos a la vez que prevenimos la hipertensión.

Si te resulta difícil seguir las pautas de una alimentación sana todos los días, también puedes contratar un servicio de catering ó comida a domicilio, que hoy en día cuentan con dietas personalizadas y siguen una dieta equilibrada para cada día.

¡Recuerda que nunca es demasiado tarde para hacer cambios saludables en nuestra vida!

Anuncios

Publicado el 8 febrero, 2012 en CUIDADOS, TERCERA EDAD y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Muy buen aporte. Considero que la nutrición en los ancianos debe ser controlada por especialistas. Si bien la alimentación es importante a cualquier edad, los efectos de una mala ingesta de alimentos son mucho más notorios a edades mayores. La atención a ancianos mediante especialistas aumenta considerablemente su calidad de vida.

    • Es cierto, muchas veces vemos que los mayores siguen una alimentación muy básica, combinan muy pocos nutrientes y eso tiene una mala repercusión en su salud, una alimentación sana complementada por un poco de ejercicio físico acorde a sus posibilidades, es fundamental para una buena calidad de vida.

  1. Pingback: En busca de una Salud Saludable | Soluciones3e - Ayuda a Domicilio - Asturias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: