Etapas

Todos tenemos en el recuerdo nuestra vivencia hasta llegar al momento en que estamos leyendo esto, si nos ponemos a recordar, podemos pensar en nuestra infancia, cada cual en diferentes lugares, diferentes paisajes, recuerdos de infancia, compañeros de colegio, amigos de barrio, del pueblo, aquellos juegos a pie de calle ahora casi olvidados, incluso podemos recordar el día de nuestra primera comunión, muchos también recordaremos a nuestros abuelos, aquellas historias que nos contaban de sus propios recuerdos, esas vivencias que no sentíamos como propias porque no las hemos sentido personalmente pero que están ahí para ellos y que en la mayoría de los casos han sido momentos duros, años difíciles, pasaron una transición que podemos llegar a imaginar pero nos parece muy lejana, casi irreal. Nosotros en este momento vivimos unos momentos de crisis, de incertidumbre económica, política, y esos abuelos recordarán esos tiempos duros que han vivido, esos días que volvían a comer lo mismo de ayer, y sin embargo entienden nuestras preocupaciones, y están ahí siempre intentando ayudar, cuidan de sus nietos, escuchan, aconsejan, hacen lo mejor que pueden y a la vez sufren por dentro nuestros problemas aunque no lo demuestren.

Pero nos habíamos quedado en el recuerdo de la primera comunión, seguimos avanzando y nos vemos ya adolescentes, seguimos nuestros estudios ó empezamos a conocer lo que es el trabajo, nos vamos metiendo cada vez más en ese mundo que llaman de adultos, vamos conociendo y sintiendo las responsabilidades, de repente vemos que esos recuerdos de infancia se quedan atrás, aquéllos compañeros de juegos han cambiado, y vemos que no tenemos tiempo, el trabajo, los hijos, el jefe complicado que nos hace apretar la mandíbula y con el tiempo el mundo de adultos nos hace responsables de nuestra propia vida, y así van pasando los años, deseando que lleguen las vacaciones, el día libre, que en muchas ocasiones seguimos trabajando en esos momentos de respiro.

Y de repente, llega ese día que en muchas ocasiones ya habíamos pensado en él, pero que cuando lo pensamos decidimos que ese día no debe preocuparnos porque es lejano aun sabiendo que llegará, es ese día en que nuestros abuelos ahora nos necesitan ellos, del mismo modo que llegará el día que nosotros necesitaremos apoyo, porque seamos abuelos ó no, algún día probablemente necesitemos apoyo.

Anuncios

Publicado el 14 febrero, 2012 en TERCERA EDAD y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: