Una reflexión sobre el protocolo del ébola

Hoy me gustaría dedicar esta entrada en el blog a reflexionar sobre el protocolo que se siguió en el caso de la paciente afectada por ébola en nuestro país y primer caso diagnosticado y tratado en Europa.

Aunque ni soy médico, ni enfermera ni pertenezco a ningún ministerio de Sanidad que se supone debe estar compuesto por miembros que conozcan y tengan la capacidad de respuesta inmediata ante un caso como este, porque para eso forman parte de ese ministerio de Sanidad para dar una solución rápida en inmediata, en el que simplemente utilizando algo “tan sencillo” como la lógica quizá nos hubiéramos evitado este problema y la  alarma social que está provocando.

Aunque hay opiniones de todo tipo, en mi humilde opinión y creo que partiendo desde la lógica, todos hubiéramos hecho lo mismo, eso sí sin pararse a escuchar ni por un momento todo eso que dicen en los medios, que si la enfermera mintió u ocultó información…que sinceramente no me creo que haya sido así, pero aunque lo fuera todo el procedimiento protocolario sanitario anterior fue lo que comúnmente se denomina “una auténtica cagada”.

Y ahora os cuento lo que opino que la mayoría hubiéramos hecho si nos asignan la difícil tarea de definir un protocolo para actuar desde el mismo momento que el primer misionero cae enfermo en África:

1.Para empezar y a vueltas con el debate abierto sobre si lo mejor era atender al misionero allí o trasladarlo a España, opino que el gasto que supone todo el despliegue aéreo y de seguridad se podría haber invertido para llevar un equipo sanitario totalmente formado para trabajar desde allí, a la vez que se habilitaría un lugar seguro y hermético para poder hacerlo in situ. También opino como la mayoría que si no se sabía dar una solución a este problema, se debería de haber dejado de forma inmediata en manos de la Unidad Militar de Emergencias que están sobradamente preparados para actuar en un caso así, además de contar con un protocolo NBQ (nuclear, bacteriológico y químico).

2.Como el punto uno ya no tiene vuelta atrás, vamos a pasar directamente al protocolo que opino se debería haber establecido en el momento de fallecer García Viejo, así como también con el primer misionero. En primer lugar, el personal que lo atendió directamente, debería haber permanecido aislado y en cuarentena desde el minuto 0, véase como unas vacaciones pagadas en un ala del hospital o como fuere, pero desde el principio se le debió avisar que el protocolo a seguir sería ese y que se deberían concienciar que no podrían salir a la calle ni ver a sus familiares en 40 días.

3.Como el punto dos tampoco tiene vuelta atrás, creo que si permiten que el equipo que atendió al misionero “iba a pasar la cuarentena en la calle”, al menos  lo más lógico y prudente sería haber creado un equipo de atención telefonica y presencial de 24 horas durante 40 días, únicamente para atender las llamadas y dudas de este equipo médico que estuvo cerca del misionero, este punto me parece totalmente fundamental, ya que parece ser que cuando la paciente llamaba al hospital la derivaban a su centro de salud…

4.Como el punto tres tampoco tiene vuelta atrás, parece ser que en el momento que la enfermera llama el día 6 de octubre a las 6:30 de la mañana a emergencias para decir que está enferma y que ella atendió al misionero, desde ese momento ya deberían haber enviado un equipo especial al domicilio, y si ese punto falló, se sabe que en el momento de llegar el camillero a la puerta la enfermera le pregunta si viene equipado porque puede tener ébola, a lo que el camillero (quien parece hasta ahora el único en darle la importancia que este asunto se merece) rápidamente fue en busca de asesoramiento para proceder y de nuevo le restaron importancia y esa ambulancia siguió atendiendo pacientes durante toda la mañana por Madrid, esa ambulancia “ante la duda” debería haber quedado inmovilizada inmediatamente después del traslado.

Además, si tenían duda si esa mujer decía la verdad al llegar la ambulancia sobre haber estado en contado con el misionero, lo que deberían haber hecho inmediatamente es pedirle sus datos personales y verificar con el hospital Carlos III en aquel mismo momento si realmente esa persona estaba en lo cierto, ¿no os parece lógico??

5.Como el punto cuatro tampoco tiene solución, la deberían haber llevado directamente al Carlos III y no llevarla a otro centro sanitario poniendo así en peligro a muchas personas y preparar un nuevo traslado.

6.Como el punto cinco tampoco tiene solución, voy a dar mi opinión sobre Excalibur; quien nunca tuvo mascotas ni sabe lo mucho que nos aportan a las personas quizá estén de acuerdo con las medida adoptada, y vaya, para esa sí que no perdieron el tiempo, menuda patada…, pues grandísima cagada de nuevo, según el Centro de investigación epidemiológica de Hamburgo, se desconoce algún caso de perros con ébola, por lo que esta hubiera sido una excelente oportunidad para tenerlo en cuarentena e investigar las consecuencias que los animales podrían tener en caso de una futura pandemia, y no me vale que digan que en España no hay un centro especializado para ello porque de momento cuentan con el Centro de Investigación en sanidad Animal, BSL-4, de Valdeolmos, a 40 kilómetros de Madrid, y si no lo trasladan a algún país donde puedan acogerlo, el sacrificio de Excalibur debería ser la última medida a tomar..

7. Y como el punto seis tampoco tiene solución. Parece ser que el médico que está tratando a la enfermera se enteró que el segundo y verificador análisis que se le hizo a la paciente para confirmar que tenía ébola, se enteró por los medios de comunicación….

Y para no extenderme más dando opiniones, ya que entonces resultaría una entrada muy aburrida de leer, pero esto da para mucho…, simplificando, lo que hasta mi sobrino de 4 años hubiera hecho en una situación así, sería “””haber establecido un protocolo de cuarentena sin contacto con el exterior al equipo médico que atendió al misionero García Viejo o en su defecto crear un equipo de atención continua durante 40 días para atender las consultas de ese equipo médico”””.

Lo que está claro y también pinta mal, es que en Europa tampoco estamos preparados físicamente para que nuestro organismo se defienda de forma natural ante este tipo de virus. En las zonas de Africa donde se ha originado este brote, bien es verdad que viven en una condiciones sanitarias que los hace más fuertes ante los virus, pero nosotros, tratados desde pequeños ante el mínimo estornudo y el más insignificante sarpullido, no tenemos un organismo físico preparado para afrontarlo.

Bien es verdad, que en mis reflexiones en ningún momento culpo a la enfermera de cometer algún error, en mi opinión y teniendo en cuenta que el primer y fundamental error al que pudo cometer ella fue el de no establecer desde el ministerio de Sanidad ese protocolo de cuarentena aislada, puede ser que ella debiera haber evitado la cercanía con otras personas durante esos 40 días, pero no se pueden fijar todas las miradas en ella, ya que si se miran todos los errores que hubo, el equipo de asesores del ministerio o equipos médicos que atendieron las llamadas de la enfermera suman un gran número de irregularidades….

CIE45NT3O

Anuncios

Publicado el 10 octubre, 2014 en CUIDADOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: