Día Mundial de la Mujer Rural

Cada 15 de Octubre se conmemora el Día Mundial de la Mujer Rural y desde aquí dedicamos nuestro pequeño homenaje a todas esas abuelas que han conocido esta Asturias rural siendo muy jóvenes, pero que si nos paramos a pensar tampoco hace tantos años, de hecho esas mismas abuelas si les preguntamos hoy, seguramente nos podrán contar su día a día de trabajo cuando eran aún casi unas niñas.

Teniendo en cuenta una reciente estadística publicada, en Asturias la mayoría de personas mayores de 65 años son mujeres y que además viven en zonas rurales, además hay que añadir que la mayoría de los habitantes de las grandes poblaciones, y como se suele decir coloquialmente “tienen pueblo”, fue allá por los años 60 cuando los que pueden ser hoy nuestros padres se iban en busca de empleo a la próspera industria de aquellos años e iban estableciendo así su domicilio en las grandes ciudades, pero los abuelos quedaban en el pueblo atendiendo las fincas y las labores propias de las propiedades rurales.

Por ello, me resulta interesante hacer una comparativa sobre cómo era el día a día de las que pueden ser hoy nuestras abuelas, lo que nos hace darnos cuenta que aunque hace ya unos cuantos años, tampoco son tantos, y sobre todo vamos a ver “cómo han cambiado los tiempos”!

Nuestras abuelas cuando eran niñas, venían la mayoría de pasar las necesidades que había dejado el paso de la guerra civil, por ello el asistir cada día al colegio solía dar prioridad a ayudar a sus propios padres con las tareas de la familia, generalmente vivían de la agricultura.

1. Generalmente iban al colegio unos pocos años y cuando iban solía ser de vez en cuando, cuando tenían a partir de 12 años es frecuente escuchar a las personas mayores de las zonas rurales contar como sus padres las enviaban a cuidar el ganado a fincas lejanas desde el amanecer hasta el atardecer, con una única comida que un trozo de pan y un poco de queso (benditas chocolatinas, barritas de cereales, sandwiches, frutas y todo aquello que ni podían imaginar en aquellos tiempos…)

2. A la hora de comer, en la mesa era lo que se puede decir “sota, caballo y rey”, para el desayuno leche y pan, a veces “tortos de maíz” (vamos a suponer que los domingos), el cacao y el café solo para unos pocos y en ocasiones especiales. La comida solía ser como muchos dirían hoy “una patatada”, patatas para dar contundencia a todo, huevos y carne algún domingo o fiestas de guardar.

3. Sobre el calzado, cuentan que deseaban que llegara el domingo de ramos o el día de Navidad, porque esas fechas traían zapatos nuevos!, zapatos que generalmente solo se usaban en las grandes ocasiones y que aguantaran hasta la próxima temporada, amén que te creciera el pie…

4. Solían elegir un día a la semana para ir al río a lavar…generalmente se juntaban varias mujeres así echaban un rato hablando de sus cosas mientras trabajaban. Solamente  imaginar ahora al dar “el botón de inicio” de nuestras lavadoras a nuestras abuelas lavando y frotando en el río con esas heladas de enero, nos congela!

5. Durante el verano las tareas propias del campo las mantenían ocupadas día sí y día también, la recogida de la hierba, atender la huerta, etc… Ya por el invierno, se solían juntar de casa en casa para hacer “la esbilla”  y así mientras trabajaban también pasaban un rato hablando jóvenes y mayores, dicen que unas aprendiendo y otras aconsejando…

6. Cuando llegaba la edad de “salir a fiestas”, iban muy controladas de cerca por sus padres o por algún familiar autorizado para esa labor de vigilancia. Se solían hacer “bailes” en las escuelas de los pueblos y allí lo habitual era esperar a que los jóvenes del pueblo las sacaran a bailar…y solía ser bastante habitual que el baile acabara en boda…digo yo, que por eso nuestras abuelas siempre nos dicen eso de “ay si yo volviera a tener tu edad”..

Os imagináis un invierno sin tele, comprar solo zapatos en Pascua, ir a un baile para que te saquen a bailar o desayunar sin cereales o zumo…¿qué pensaran nuestras abuelas a veces de nuestras quejas?

Lo cierto es que eran otros tiempos y como ellas suelen decir, como no conocían nada de estos “adelantos” vivían perfectamente sin ellos y se las “ingeniaban” para salir adelante cada día.

abuelas

 

Anuncios

Publicado el 15 octubre, 2014 en TERCERA EDAD y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: