Comprender que necesitan a alguien que les cuide

Una situación muy común que se encuentran todos los familiares de personas mayores que van necesitando una atención presencial más continuada, es la negativa de estos a reconocer que “ya no pueden” valirse como antes para realizar los quehaceres diarios.

El caso suele ser similar, de repente te das cuenta que cuando visitas a tus padres sales de allí pensando en esos pequeños despistes de memoria que te hicieron saltan las alarmas, o bien ves que ya no tienen la agilidad de antes para desempeñar las habituales tareas de la casa o incluso para salir a comprar. Y es que esos pequeños achaques propios de la edad, los vamos apreciando poco a poco, un día una pincelada aquí y otro día una pincelada allá.

Ahora bien, cuando después de sentarse a hablar con la familia y llegar a la conclusión que van a necesitar a alguien que esté pendiente de ellos, bien un cuidador que vaya solo una o dos horas al día, o en casos más necesarios, para una jornada completa o una empleada interna. El problema viene cuando hay que plantearles a ellos que una persona que seguramente no conocen van a ir a su casa todos los días para ayudarles…

Entonces para ellos, llegó el momento más preocupante y que más lejano querían tener de sus vidas…llegó el momento que ellos creen que a vistas de los demás son “viejos” y la palabra es esa, la palabra de la que siempre tratan de huir, y que realmente es de entender, pero solo hay que pensar que simplemente el decirle a alguien que entra ya en la etapa de lo que se puede llamar tercera edad, cuando se le propone algo tan normal como puede ser disfrutar del tiempo libre que les ofrece la jubilación en algún viaje del imserso, la respuesta suele ser frecuente “pero si eso es para viejos”. Pero, y es que no les falta razón, el problema muchas veces es nuestra falta de tacto para hacerles comprender sin necesidad de hacerles pasar por su mente la palabra “viejos”, utilizando la empatía, su sentimiento es aún incluso superior a cuando una vez cumplidos los 40 llega ese día en que de repente alguien se refiere a ti como señor o señora..

Mucha gente nos cuenta que no saben cómo plantear a sus padres que necesitan un cuidador. Nuestra respuesta siempre es la misma, buscar la forma para que al plantearles contratar a alguien no les haga sentir que es porque ya no se valen por sí mismos, algunas propuestas:

-Decirles que ahora que se jubilaron, ya se acabó de trabajar tanto y es hora de descansar y disfrutar la vida.

-Darles a entender que tener alguien que les ayude en casa es habitual en muchas familias.

-Empezar con pocas horas para que la costumbre y la confianza les haga aceptar que realmente necesitaban a alguien que les ayude.

-Mostrarles que el motivo es vuestra preocupación de que salgan solos a la calle o que acudan solos a consultas médicas.

Sobre todo evitar en cualquier caso, hacerles sentir que es que ya no pueden, que no sientan directamente que nos damos cuenta que ya no tienen la agilidad de antes para realizar las cosas, que aunque ellos saben que nos damos cuenta…también sabemos la habilidad que tienen muchos mayores para “disimular” cuando empieza a costarles realizar alguna tarea.

ancian

Anuncios

Publicado el 8 mayo, 2016 en TERCERA EDAD y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: