Hipertensión Arterial en personas mayores

La hipertensión arterial afecta a más de un 60% de personas mayores de 65 años en España, en un aumento cada vez más acuciante, algo que no es de extrañar ya que los factores que causan la tensión alta viene ligada a los hábitos, poco saludables a decir de paso, que nos trae el siglo XXI.

Y es que a nadie nos pasa desapercibido que al hacer un balance de la medicación que suele ser habitual en personas mayores, a menudo suelen estar presentes en su pastillero, las pastillas para controlar la tensión o cuenta en su casa con su propio tensiómetro.

Los niveles de una presión arterial sana ronda los 120/80 mmHg (12 de alta y 8 de baja), y se toma de medida como un nivel a controlar a partir de 140/90 mmHg (14 de alta y 9 de baja).

Por suerte, prevenir es el mejor medicamento para evitar la hipertensión, por ello, vamos a ver los factores que favorecen los desequilibrios de la tensión para mantenerlos a raya:

  • Alimentación:

-La Sal. Se puede considerar casi como el principal factor causante de la hipertensión. Y es que aunque desde hace años las personas mayores suelen comer sin sal por este motivo, hay que tener en cuenta que tal y como decíamos antes, el consumo de sal es un mal hábito poco saludable que nos trae el siglo XXI, ya que no se trata solo de no añadir sal a las comidas, si no que ésta viene escondida en muchísimos alimentos procesados que consumimos cada día, como pueden ser los cubitos de caldo, las sopas preparadas, las salsas, las conservas y un largo etc..al que podemos hacer frente mirando más las etiquetas al hacer la compra.

-La dieta. Y por suerte no se refiere a una dieta para adelgazar si no sana (aunque esto también ayuda a adelgazar dicho sea de paso), además el sobrepeso también es un factor de riesgo. No se trata de comer solo zumos verdes, fruta y pechuga de pavo, si no de incluir en nuestra dieta la comida de siempre, la sana, sí esa que existía antes que llegaran a los estantes de los supermercados toda esa comida tentadora precocinada, rica y a su vez cargada de sal, azúcares y grasas saturadas.

Preparar menús semanales con antelación para no caer en la tentación, e incluir legumbres, pescado, carnes blancas, cereales integrales, frutos secos, frutas y verdura, descubrir nuevos alimentos que nos aportan grasas monoinsaturadas o grasas buenas como es el aguacate. Y a su vez, hay que reducir el consumo de alimentos elaborados, pastas blancas (fideos, pan, arroz..) y sustituirlos por integrales, carnes rojas.

-Las especies. Tener siempre a mano un surtido de diferentes especies para utilizar en el momento de cocinar, ya que además de ser excelentes sustitutas de la sal, aportan nuevos y agradables sabores a las comidas diarias. Así, para sazonar las carnes, en lugar de sal se puede añadir ajo molido y comino, pero eso sí, a la hora de comprarlas fijarse siempre que no contiene sal. Otras especies favorables son el orégano, cardamomo y la canela.

  • Ejercicio Físico

No es ninguna novedad que el ejercicio físico es saludable, pues para controlar la hipertensión también, sabemos que los problemas que genera una tensión alta son principalmente cardíacos y cerebrales, y también sabemos que hacer al menos 20 minutos de ejercicio diario activa nuestro corazón, nos oxigena y generamos serotonina que ayuda a nuestro cerebro. Puede que nos cueste realizar cada día una sesión de 20 o 30 minutos de ejercicio, pero podemos establecer 3 días para realizar caminatas, bicicleta, nadar, etc..y el resto de los días acostumbrarnos a hábitos saludables, como pueden ser subir y bajar escaleras en lugar de utilizar el ascensor o dar un rodeo para ir a realizar la compra a nuestra tienda habitual del barrio.

  • Estrés

Una vez más el estrés, está presente como principal factor de muchas de las enfermedades del siglo XXI, y aunque eso que nos digan que para ello hay que estar tranquilo y relajado, como si fuera tan fácil!, pero por suerte hay técnicas y sobre todo hábitos que mantienen el estrés a raya, para ello practicar yoga, poner música relajante de fondo mientras estás con el ordenador, leyendo o haciendo cosas por casa, intentar hacer meditaciones (si te cuesta al principio, puedes hacer meditaciones guiadas grabadas), incluir en la alimentación diaria comidas ricas en magnesio, zinc y vitaminas del grupo B, aprender a decir no, establecer horarios y a gestionar tu tiempo.

  • Alcohol y tabaco

Y por último el alcohol y el tabaco son elementos tóxicos que hay que evitar, en el caso del tabaco no es necesario explicar por qué, os dejo además en el siguiente enlace una entrada anterior referente a dejar de fumar “Dejar de fumar se puede”. En el caso del alcohol, hay que evitar los excesos, una copa de vino de vez en cuando o una cerveza puede resultar incluso saludable, pero pasar a mayores y más de forma habitual es sin duda un ataque directo a nuestros órganos internos.


hipertension

Anuncios

Publicado el 17 mayo, 2016 en BIENESTAR, CUIDADOS y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: