Las Referencias de las Empleadas de Hogar

En el sector de empleo del hogar, es una práctica habitual pedir referencias de otros trabajos anteriores, y aunque muchas empleadas consideran que no es necesario pedirlas o terminan en un trabajo y se olvidan de pedirlas, es aconsejable cuando se termina en un trabajo del sector hogar solicitarlas, ya que esa carta de referencias o teléfono de contacto te puede abrir puertas a nuevos empleos.

Si bien es verdad que en otros sectores el hábito de pedir referencias no es tan habitual, si no que con el simple hecho de dar el nombre de las empresas donde se trabajó suele ser suficiente, en el caso de empleadas de hogar la diferencia viene porque el trabajo se va a desempeñar en la propia vivienda del empleador, la cual se entiende como su espacio privado e íntimo, y por ello necesitan la tranquilidad de una persona de confianza.

Por ello, siempre decimos de la importancia de tener una buena relación laboral, respetando ambas partes y sobre todo, si por algún motivo la empleada no está conforme con las condiciones laborales y no consigue negociar un acuerdo mejor, siempre enfocarlo con el empleador con buenas formas  y comentarle sus motivos de abandonar el trabajo de forma educada, de ese modo el empleador comprenderá tus necesidades profesionales y podrá aun así facilitarte una recomendación, pero con agravios es evidente que nada bueno podrán decir de tu labor desempeñada.

Otro factor a tener en cuenta en cuanto a las referencias, es decir siempre la verdad, se valora más ser sincero y decir que por no saber que era necesario no se pidieron referencias en trabajos anteriores que “dar referencias falsas”, y es que la “picaresca” de esa actitud no suele pasar desapercibida cuando se forma parte de un proceso de selección de empleo de hogar. Las personas que trabajan en el sector de recursos humanos, conocen y ponen en práctica sus propios conocimientos para intentar confirmar que esas referencias son auténticas, y en varias ocasiones se llevan verdaderas sorpresas propias de escribir un libro.

Encontrarse con que quien está detrás del teléfono de referencias es una hermana, amiga, etc.. ya no sorprende al sector de recursos humanos, sin embargo a la empleada que utiliza esa actitud le puede cerrar la puerta para encontrar empleos estables.

Como decía hay casos para escribir un libro, por ejemplo una señora que da dos cartas de referencias donde se comprueba a primera vista que la impresora que se utilizó para redactarlas parece ser la misma, ya que el color de la tinta y un pequeño desajuste de impresión es idéntico en las dos, aunque bien es verdad que el contexto de redacción no es idéntico (tuvieron la delicadeza de cambiarlo un poco, pero solo un poco), y aun así al llamar se descubre que no estuvo trabajando 5 años en ese domicilio, si no que cuidó durante dos noches a una persona mayor en el hospital y la señora de referencias era la compañera de habitación de la señora cuidada.

La conclusión es pedir siempre que sea posible referencias y si no se tienen nunca inventarlas porque en vez de una ventaja para el CV puede ser una auténtica desventaja.

 

Anuncios

Publicado el 25 julio, 2016 en EMPLEADAS DE HOGAR. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: