La contratación de un Cuidador en base al caso Echenique

Estos días es noticia el caso del cuidador de Echenique, donde aparecen opiniones de todo tipo en base a si es un fraude a la seguridad social o si fue un modo de ayudar a su cuidador al pasar por un mal momento económico.

Por ello, nos parece interesante aclarar algunos puntos referentes a la contratación de empleados de hogar desde el punto de vista legal a vistas a la Seguridad Social y a nuestro deber como ciudadanos, ya que como muchos dicen si todos pasamos por alto el sistema de contratación y los beneficios que a su vez nos repercute a los ciudadanos como beneficiarios, entonces sí que la sanidad pública y las futuras pensiones estaríamos llevándolas al límite.

Un inciso importante antes de pasar a detallar las obligaciones de la contratación de un cuidador, las empresas que trabajamos en este sector, sabemos y nos encontramos cada día con algo que nos llega a parecer preocupante “cada vez es más difícil encontrar empleadas con disponibilidad a asegurarse en el régimen de Empleadas de Hogar “por miedo” a perder alguna ayuda social que perciban”, por ello en este caso que es noticia estos días, estamos ante lo que se entiende como un “caso complejo” sobre el que mucha gente “no se atreve a opinar” ya que puede generar un curioso debate ¿sobre la honestidad? (tanto de empleadores como de empleados), aunque también hay que pensar que para una hora o dos horas diarias (tiempo que puede llevar el aseo y atención básica de levantar, asear y acostar) el salario a percibir según convenio puede ser muy inferior al de la ayuda que perciba.., y aquí vamos a finalizar este inciso para continuar ahora sí sobre las obligaciones de contratación:

Algo que muchos se preguntan a raíz de este caso, es si a un Cuidador de una persona dependiente es correcto asegurarla en el Régimen de Empleados de Hogar, ya que también sabemos que muchos contratan en este régimen a empleados para cuidar a personas dependientes sin realizar otros trabajos relacionados con las tareas propias del hogar. El convenio recoge que las actividades incluidas en el Regimen del Hogar están: “tareas domésticas, cuidado o atención de los miembros de la familia, otros trabajos tales como guardería, jardinería, conducción de vehículos, cuando formen parte del conjunto de tareas domésticas”, ahora bien, nunca pueden ser contratadas a través de una empresa externa o de servicios para trabajar de cuidadora y asegurada en el régimen de empleados del hogar, ya que en el caso de estar asegurada por la empresa deberán ser asegurados en el régimen general y no en el del hogar, ni tampoco es el caso del régimen de Cuidador no profesional (ver aquí), podéis ampliar información sobre el Régimen de Empleados de Hogar en el enlace.

Por lo tanto si necesitas un cuidador, debes saber:

  1. Se dará de alta en la Seguridad social desde la primera hora trabajada, da igual si trabaja solo una hora al día. Ver baremos y tarifas en el enlace: Baremos SS EH 2016
  2. La relación laboral será entre empleador y emplead@, debiendo el empleador dar de alta al trabajador en la Seguridad Social a través de un documento firmado por ambas partes Mod.TA.2/S – 0138 y la seguridad social le pasará el cargo correspondiente al salario percibido por el trabajador a finales de cada mes.
  3. Sobre el punto anterior, el trabajador/a también se puede dar de alta él mismo siempre y cuando trabaje menos de 60 horas al mes (por empleador), en este caso el cargo se lo pueden pasar a la cuenta del trabajador en lugar del empleador, generalmente en estos casos, se llega a un acuerdo entre las partes para que el empleador le pague ese importe al empleado en el sueldo del mes. Hay que tener en cuenta, que en este caso y ante posible sanción por impago por parte del trabajador, el empleador No puede decir que desconocía que el trabajador “no se dió de alta”, ya que para inscribirse el empleador debe firmar el documento anteriormente mencionado y el trabajador debe entregar una copia de la confirmación de alta en la Seg.Social al empleador.  Decir además que en caso de impago, el aviso llegará al empleador.
  4. El cuidador no se puede dar de alta en el Régimen de Autónomo (además de ser una cuota más elevada que la de empleada de hogar), a no ser que tenga una actividad dedicada a ese epígrafe y pase una factura a final de mes por el servicio (la cual deberá declarar). Ni tampoco en el caso que el trabajador trabaje para una empresa externa a la cual contrates el servicio de un cuidador, a este lo deben asegurar en el régimen general y no en el régimen de empleados de hogar (que les puede resultar más económico, pero no es el propio), además en este caso también variará la categoría profesional del trabajador.

Conclusión final y teniendo en cuenta estos cuatro puntos básicos a tener en cuenta antes de contratar un cuidador o un empleado de hogar, en el caso que el empleado y el empleador pacten que sea el propio empleado quien se haga cargo de su alta e inscripción en la seguridad social, el empleador suele acordar pagar un incentivo por el importe de la seguridad social (tal y como parece ser que fue este caso), y el trabajador deberá entregar al empleador el justificante de inscripción y alta en la Seguridad social, ya que de no hacerlo (no darse de alta) las consecuencias de culpa y omisión recaerán sobre el empleador.

cuidid

Anuncios

Publicado el 3 agosto, 2016 en EMPLEADAS DE HOGAR y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: