Esos adelantos que sorprendieron a las abuelas y que ahora no ansiamos tanto

Todos reparamos en los grandes cambios que vivimos en los últimos años con intención de facilitarnos la vida y el día a día, eso a lo que nuestros abuelos llamaban “esos adelantos” y que tanto los sorprendían, como pudo ser la llegada de la televisión, la lavadora o los robots de cocina entre tantos y tantos inventos que vivimos en la historia reciente, y es que no hay que ir muy lejos para encontrar el origen de estos inventos, por ejemplo, después de siglos y siglos de lavar a mano que la lavadora llegara a las casas fue hace apenas 50 años, allá por los años 60 empezaban a sorprender a nuestras abuelas.

Lo curioso es que todos “esos adelantos” vinieron para quedarse a la par que estos últimos años la enfermedad del siglo XXI, el estrés, también vino para quedarse. Actualmente se trabaja en muchos estudios que relacionan el estrés con la falta de actividad, la monotonía, el aislamiento social o el sedentarismo son una fuente de problemas emocionales, y la pregunta que se hacen es si realmente la llegada de todas esas “máquinas” o “adelantos”  (que por cierto benditos sean!) están llegando a un punto de retorno.

Hace unos días veía una noticia que también me hizo pensar sobre esto, hablaba de las Lavanderas de Valleseco en Gran Canaria, como podéis ver en el enlace es un pequeño reportaje donde un grupo de mujeres de todas las edades del pueblo cuentan sus motivos para seguir lavando la ropa a mano en los lavaderos cuando todas tienen su lavadora en casa, aparte de que coinciden en que la ropa puede quedar más limpia, la respuesta clave está en que es un modo de hacer vida social con sus vecinos sobre las cosas cotidianas además de relajarse y eliminar tensiones. No se trata de dar a entender que lavar a mano es una maravilla, dios bendiga a las lavadoras industriales! si no lo que trata es de analizar cómo el ejemplo de lavar a ropa nos indica que eliminaba tensiones, nos sacaba de estar pegados al otro gran invento (la caja tonta), se hacía vida social, se practicaba la risoterapia, el móvil no sonaba constantemente ni estaban pendientes del watshap.

Y ahora nosotros pensamos al igual que las abuelos decían “vaya adelantos”! “cuánto trabajamos en nuestros tiempos”!, ahora nosotros mientras llegamos a casa después de trabajar a las tantas y encontramos ese momento para sentarnos unos minutos ante la caja tonta “para intentar relajarnos” y a la vez que suena la lavadora de fondo, cuántas horas pasamos al día al teléfono, cuántos watshap de trabajo sin contestar, cuántos mails que contestar mañana, echar un vistazo a la agenda y…qué curisoso… a la vez que pensamos en todos esos cambios que nos gustaría hacer en nuestra vida:

-Cambiar la elíptica del gimnasio por una ruta de senderismo donde sentir el sol y la naturaleza.

-Soñar con una escapada para el fin de semana a una zona rural donde no haya cobertura…!

-Sembrar y cosechar tu propio huerto (aunque sea un mini en la terraza o en la ventana del salón..)

-Cambiar la caja tonta en casa por acudir a certámenes, museos rurales o eventos que nos aporten cosas nuevas.

-Dedicar la tarde de esos sábados que llueve a cocinar en casa tirando del Mª Luisa, sin prisa y con una concentración absoluta, adiós a la comida rápida, fácil, envasada e industrial (y por cierto poco saludable).

-Tejer, buscar un hobby, manualidades como hacer punto o ganchillo que nos relaje.

-Sacar la ropa de la lavadora y lavarla a mano…bueno no, eso no! (vamos a eliminarlo de la lista aunque no dudo que sea una buena terapia).

Curiosamente muchas de esas actividades de la lista nos las aconsejan los médicos del siglo XXI para mantenernos sanos tanto física como emocionalmente, cosas que hacían nuestros abuelos a mano, cosas que nosotros veíamos como un atraso y ellos veían en cambio como un adelanto, como dice el título de esta entrada “Esos adelantos que sorprendieron a las abuelas y que ahora no ansiamos tanto”

 

Anuncios

Publicado el 8 mayo, 2017 en BIENESTAR. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: