Archivo del sitio

Protocolos ante la vulnerabilidad de personas mayores solas

El número de personas mayores que viven solas crece cada año, hasta el punto que este hecho se ha convertido, de un modo u otro, en noticia casi habitual de las noticias.

Este considerable aumento que además va unido a una baja natalidad, hace que muchos empiecen a considerar este aumento de población mayor que vive sola como la pandemia del siglo XXI.

Lo cierto es que ante esta nueva situación, no se puede seguir haciendo lo de lo siempre, es necesario cambiar los protocolos de actuación para hacer un seguimiento real de posibles situaciones vulnerables.

A día de hoy es frecuente que el seguimiento de situaciones de vulnerabilidad, recaiga en los servicios sociales de los Ayuntamientos, pero la mayoría de las veces, los casos con más riesgo no llegan a estar en conocimiento de los trabajadores sociales.

¿Por qué muchas veces los casos de vulnerabilidad se conocen sólo ante una desgracia en las noticias? pues porque de repente una persona mayor que vive sola en situación de riesgo, ha sufrido un accidente o una incidencia en el hogar, y salen a la luz las condiciones de soledad o de falta de atención que sufría esa persona, muchas veces demasiado tarde.

¿Cómo deberían cambiar los protocolos? se deberían ajustar a la realidad y a las necesidades actuales, sabemos que el modo de cuidar a las personas mayores ha cambiado. Antes lo habitual era que los hij@s cuidasen a sus padres o abuelos, pero este rol ha cambiado hace años, y mientras tanto no se ha conseguido dar con la fórmula que sustituya de forma eficaz aquella forma de cuidado, la realidad es que funcionaba pero las circunstancias sociales han cambiado, y esa forma de cuidar ya casi no tiene cabida.

¿Qué protocolos se podrían contemplar? aquéllos que se ajusten a las circunstancias de vida actuales, fijándose en los cambios sociales que nos traen las nuevas tecnologías, la necesidad de crear conexiones entre los servicios sanitarios y sociales, contemplar la posibilidad de crear de nuevo un convenio laboral para cuidadores familiares (mejorado), etc..

*Algunas mejoras que se podrían contemplar:

1.Crear un protocolo de actuación, creando una base de datos con todas las personas a partir de 70 años, para hacer un seguimiento de vulnerabilidad, creado por su médico de cabecera desde los centros de salud y en conexión con los servicios sociales de su localidad. Al igual que las sucursales bancarias llaman a sus clientes para actualizar su protección de datos, o los protocolos anuales de revisión de mama para mujeres.

2.Dar más visibilidad y conocimiento de la Teleasistencia, muchas personas mayores no conocen bien el funcionamiento del servicio de Teleasistencia y otras desconfían de estos servicios. Sería interesante que se introdujeran campañas publicitarias del funcionamiento del servicio de teleasistencia y sobre cómo pueden solicitarlo, en horas de más audiencia por parte de las personas mayores.

3.Acercar la tecnologia a las personas mayores. Cada vez se está consolidando más el servicio virtual para consultas médicas, además se sabe que uno de los mayores miedos que las personas mayores que viven solas es la enfermedad, y muchas de ellas pasan días que se encuentran mal físicamente en soledad. Buscar la forma para que todas las personas mayores puedan manejarse con concepctos básicos de asistencia virtual. En la actualidad también hay dispositivos como “Alexa” que pueden ser de gran ayuda para personas mayores que viven solas.

4.Crear un convenio laboral mejorado que englobe a los cuidadores familiares, con tramos de la seguridad social que les permitan dedicarse al cuidado de sus familiares, sin tener que desesperarse buscando trabajo a la vez que cuidan al familiar.

*También te puede interesar → Antídotos anti soledad en la Tercera Edad