Archivo del sitio

Previsión ¿Quién cuidará de nosotros cuando seamos mayores?

Contínuamente salen estadísticas relacionadas de un modo u otro al rápido envejecimiento de la población, así es que en el año 2017 si hacemos un balance con todas esas estadísticas, podemos hacernos una idea de “qué nos tocará” en cuanto a nuestros cuidados cuando envejezcamos.

  • Estadísticas de Situación:

1.Las estadísticas del 2017 hablan del rápido envejecimiento de la población, indican que los fallecimientos de personas mayores ya dobla a la cifra de nacimientos.

2.Las estadísticas que analizan los resultados de la Ley de Dependencia, demuestran que esta ley no tiene capacidad para cubrir la necesidad de cuidado urgente de los dependientes y aun así solo se soluciona la mínima parte.

3.Estadísticas que nos dicen que muchos jóvenes formados marchan a trabajar fuera de nuestro país por falta de expectativas aquí.

4.Estadísticas que confirman que cada vez hay más personas mayores que viven solas, y a su vez muchas parejas que deciden no tener hijos.

5.Estadísticas que indican el aumento de pensionistas frente a la disminución de nuevos trabajadores o a la realización de nuevos contratos ” Subvencionados” por la seguridad social, lo que hace que muchas personas en edad de trabajar entren a formar parte de un sector que coloquialmente ya se conoce como “No Subvencionable” y que por motivos de edad (aun siendo jóvenes) tienen todavía más difícil encontrar trabajo, lo que hará que posiblemente No lleguen a cotizar los años necesarios para cobrar la jubilación. Resumiendo, que las arcas de la seguridad social están en total desequilibrio.

6.Estadísticas que muestran que los perceptores de ayudas sociales frente al número de pensionistas ya casi coinciden en número.

¿Qué nos dicen estas estadísticas de situación? Que el futuro de nuestras pensiones está actualmente al límite y aun si llegamos a cobrarla será de un importe inferior a tal y como son hoy en día.

  • Estadísticas de Preferencias:

1.Las estadísticas de preferencias de la población reflejan que a casi nadie le gustaría envejecer en residencias tal y como las conocemos hoy, aunque muchas ya se están adaptando a un modelo más familiar. Nos gustaría encontrar centros residenciales con un aspecto más familiar donde nos sintamos como en casa, sin batas blancas ni mobiliario que nos recuerde a un centro hospitalario a la espera de ver pasar nuestros últimos momentos.

2.Las estadísticas dicen que nos gustaría envejecer en nuestra propia casa, con una Ley de Dependencia que vele por nuestras necesidades reales y no sean parches ajustados a nuestro presupuesto.

3.Las estadísticas apuestan por las viviendas compartidas como buena idea de alternativa a la hora de envejecer.

  • Así se presenta la realidad futura a vistas de este 2017

Teniendo en cuenta las “Estadísticas de Situación actual” y las “Estadísticas de Preferencia”, podemos prever que:

1.Los centros residenciales están avanzando mucho en ofrecer cuidados que hacen sentir como en casa, personal que deja a un lado las batas blancas por las zapatillas o un mobiliario menos uniforme de da una sensación más acogedora y de bienestar.

2.El cohausing es una alternativa muy interesante de envejecer en comunidad compartiendo gastos y a la vez estando como en casa. Este método cada vez más asentado en países europeos se está dejando ver poco a poco en nuestro país y esperemos que llegue para quedarse.

3.Contar con un cuidador que nos cuide en casa (práctica más habitual en la actualidad), puede que vaya a ser sin embargo el modelo más complicado de encontrar en un futuro tal y como se visionan las cosas ahora, ¿por qué? porque las ayudas sociales y los recortes salariales hacen que muchos trabajadores dedicados al cuidado de personas mayores (tanto trabajadores internos como externos), hace que no les compense trabajar media jornada cuando los salarios precarios actuales de este sector son incluso inferiores al importe de alguna ayuda social que pueden recibir, lo que hace que si los contratan muchas veces solo para trabajar un mes se arriesguen a perder esa ayuda social, lo que hace que se replanteen muchas veces aceptar esos trabajos precarios.

  • ¿Qué opciones se deberían fomentar para que lleguemos a envejecer de una forma digna?

En una entrada anterior dábamos ideas de propuestas que hemos visto en algunas comunidades, como es la contratación de cuidadores dentro de un mismo edificio o comunidad de vecinos para que en la modalidad de turnos y compartiendo gastos, puedan atender las actividades básicas de las personas mayores que allí viven, viene a ser una especie de “cohausing” pero con una “vuelta de tuerca” más positiva, la posibilidad de envejecer en nuestra propia casa.

En esta entrada anterior “Ideas y Soluciones ante el envejecimiento de la población” recopilamos unas ideas que podrían ayudar a no visualizar un futuro tan complicado como el que ahora mismo se atisba si nos paramos a pensar en tal y como está la situación hoy ¿cómo serán nuestras opciones de cuidado cuando seamos mayores?